Tratamiento de la artritis de la articulación basal

La artritis de la articulación basal afecta a la articulación situada en la base del pulgar. Su tratamiento dependerá de la intensidad del dolor, del tipo de artritis que tenga en esta articulación y del grado de desgaste de la articulación.

Tratamiento no quirúrgico

Si se diagnostica a tiempo, la artritis suele responder bien al tratamiento sin cirugía. Su médico podría colocarle una férula en el dedo, que usted llevará por tres a seis semanas. Esto limita los movimientos y ayuda a reducir la inflamación. La férula puede usarse durante la noche o de forma intermitente durante el día. Puede aplicar una compresa de hielo con frecuencia sobre el pulgar como alivio. Podría recibir un analgésico como el paracetamol. También es posible que tenga que tomar antiinflamatorios orales como ibuprofeno o aspirina. Es posible que su proveedor de atención médica le recete medicamentos para ciertas causas de su artritis. Si sus síntomas no mejoran, su proveedor de atención médica podría inyectarle un antiinflamatorio como la cortisona, directamente dentro de la articulación. O tal vez le indique un medicamento inyectable distinto.

Tratamiento quirúrgico

Si el tratamiento sin cirugía no basta para aliviar el dolor y la rigidez, o si la artritis ya ha desgastado la articulación, su proveedor de atención médica podría recomendarle una cirugía. La cirugía es una opción solo después de probar las demás opciones no quirúrgicas. En una cirugía de injerto de tendón, el cirujano extrae la articulación afectada y luego se reconstruye con un trozo de tendón (injerto) procedente de su brazo o muñeca. Le adormecerán el brazo con anestesia para que no sienta dolor durante la operación. Por lo general, puede regresar a su casa el día de la cirugía. Otras cirugías implican reconstruir un ligamento, hacer un reemplazo total de la articulación o fusionar los huesos. Hable con su cirujano para elegir el tratamiento más adecuado para usted y para saber qué resultados obtendrá.

Vista posterior de una mano que muestra un injerto de ligamento que reemplaza la articulación en la base del pulgar.
La articulación enferma se extrae y se sustituye por un injerto de tendón procedente de su muñeca o su brazo. Tendrá menos dolor y podrá volver a usar su pulgar.

Su recuperación después de la cirugía

Al principio, tendrá la mano vendada con un apósito. Luego, tendrá un yeso o una férula en el pulgar durante  4 a 8 semanas. Ocasionalmente, pueden ponerle un vástago durante el procedimiento, que permite mantener la estabilidad del pulgar mientras se recupera. Cuando logre mover el pulgar, su proveedor de atención médica le dará unos ejercicios o lo derivará a un fisioterapeuta para fortalecer los músculos y aumentar la flexibilidad de la articulación. Una recuperación total puede tardar varios meses.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.